Días para el sosiego y el examen de conciencia

La Semana Santa es una oportunidad privilegiada para revisar nuestras vidas en busca de ajustes para el crecimiento personal.  El frenesí cotidiano no lo permite por las decisiones precipitadas a la que nos condena la urgencia.  A veces no es nuestra mala levadura, no son las caídas fruto de la voluntad torcida, sino del errorSigue leyendo “Días para el sosiego y el examen de conciencia”

La lucha por la libertad

En algún momento de la vida las cosas escaparon de nuestras manos.  El control parece una utopía por las presiones cotidianas, la falta de disciplina y quizá una tendencia congénita a la anarquía y el dejarse llevar por la corriente.  Más parecemos hojas movidas por el viento que no es más que los caprichos deSigue leyendo “La lucha por la libertad”

Posibilidades siempre nuevas

Si la humanidad se hubiera creído eso de que “no hay nada nuevo bajo el sol”, ya lo creo que no hubiéramos salido del paleolítico, contentos con los dones de la naturaleza en espera constante de los cambios de estaciones.  Por fortuna el sapiens, siempre insatisfecho, ha desplegado su imaginación para desafiar los límites.  YSigue leyendo “Posibilidades siempre nuevas”

Abiertos a la esperanza

Estamos acostumbrados por las noticias cotidianas y quizá por nuestra tendencia pesimista a ver lo malo en lo que nos rodea.  Somos dramáticos y no soy particularmente la excepción.  La semana pasada, sin embargo, me di un baño de realidad con el testimonio de alguien cercano que resucitaba del Covid. Quedé frío.  Tenía días deSigue leyendo “Abiertos a la esperanza”

El itinerario cínico

Solo nos distraemos un poco y, sin quererlo, ya estamos en aguas turbias.  Nos arrastra la inmundicia, Facebook, Instagram, WhatsApp, Netflix… es difícil mantener la tesitura.  Tanta basura amenaza configurar nuestro pensamiento, deteriorar los criterios estéticos, ser inteligentes en los juicios.  De repente, involuntariamente, nos vulgarizamos y mostramos el plumero, esa condición supuesta ya superadaSigue leyendo “El itinerario cínico”