Evanescentes

Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos, el trabajo bien hecho. Lo que se consume, lo que se compra son los sedantes morales que tranquilizan tus escrúpulos éticos. Zygmunt Bauman Vivimos tiempos descafeinados, una época en el que casi todo es y no es a la vez: el amor, el trabajo, las amistades.  YaSigue leyendo «Evanescentes»

La avaricia: pasión por tener

¡Oh avaricia! ¿qué más puedes hacer, que así te has apropiado de mi sangre que ni te cuidas de tu propia carne? Dante Alighieri La mesura creo que nunca ha sido lo nuestro.  Es un hecho.  La historia cuenta con suficiente evidencia de ese apetito sin límite en el que exponemos nuestro carácter.  La inclinaciónSigue leyendo «La avaricia: pasión por tener»

La loca de la casa

No vivas del pasado, no imagines el futuro, concéntrate en el momento presente Buda Divagar es el estado permanente del espíritu movido por la inquietud. Su naturaleza es lo inestable, la energía desbordante suspendida sin anclajes.  Vagabundear es nuestra carta de ciudadanía, el sello humano que nos distancia de lo material y nos abre aSigue leyendo «La loca de la casa»

El inquisidor y el pensamiento mágico

“El sino de nuestra época está caracterizado por la racionalización y la intelectualización y, sobre todo, por el desencanto del mundo”. Max Weber Tengo un amigo que litiga eventualmente conmigo porque dice que no dejo lo que llama “el pensamiento mágico”.  Me recrimina esa especie de esperanza absurda con la que me sitúo frente aSigue leyendo «El inquisidor y el pensamiento mágico»

La ofrenda sacrificial autoinfligida

«La idea de que son los dioses quienes enseñan a los hombres los sacrificios que éstos llevan a cabo es universal, y no resulta difícil entender su justificación». René Girard Hay un acto reiterativo en la conducta humana consistente en el sacrificio de lo que se ama.  Sí, es un absurdo, principalmente por la faltaSigue leyendo «La ofrenda sacrificial autoinfligida»

Esperar sin desesperar

No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera. Santa Teresa de Jesús Es posible que la vida se cifre en la espera, no en la esperanza de la que escribiré otro día. Me refiero a la acción, por ejemplo, del viajeroSigue leyendo «Esperar sin desesperar»

La universidad de la vida o el gran teatro

Así como la vida, de manera figurada, puede plantearse como un inmenso campo de batalla en el que nos toca el papel de soldados, podemos imaginarla también como una gran universidad en la que somos evaluados constantemente con el riesgo de ser reprobados o promovidos, según nuestros hábitos. La diferencia estriba en que los exámenesSigue leyendo «La universidad de la vida o el gran teatro»

Prohibido llorar

 “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre” Sultana Aixa, madre de Boabdil. Llorar es una expresión humana cada vez más despreciada en nuestros tiempos.  Nos avergüenza el sentimiento porque pensamos que es muestra de debilidad o la atribuimos, según nuestra idea retorcida de masculinidad, a las mujeres.  En tiempos pretéritos, a laSigue leyendo «Prohibido llorar»

La precariedad laboral

La precariedad laboral es la moneda corriente de nuestros tiempos.  Me enteré de ello gracias a mi entrañable amigo, Guillermo Paz Cárcamo, que me ejemplificaba el drama de los obreros por ganarse el pan de cada día.  Y no es que no lo supiera, que fuera la excepción feliz del tema, sino la virtud deSigue leyendo «La precariedad laboral»