Feliz año nuevo

Resultado de imagen para feliz año 2020

Hemos llegado al final del año y, como es habitual, es recomendable hacer un balance de vida, tratando de aprender lecciones y continuar con el trayecto.  Es a penas una tregua, un alto obligado, en el que debemos oxigenar los pulmones y revisar la maquinaria para no sucumbir a causa de las prisas y las emociones desembocadas siempre prestas a descarrilarnos.

 Es primordial reflexionar en los aciertos, no solo para sentirnos orgullosos de los éxitos, sino para ajustarlos en consonancias con nuestro proyecto de vida.  Se trataría de ubicarlos en el concierto de la complejidad del perfeccionamiento personal.  Sin que menoscabe el trabajo, por ejemplo, el esfuerzo cotidiano por alcanzar la maestría en el ejercicio profesional, la familia, el afecto por quienes amamos y la ternura por los nuestros.

Tomar conciencia de los errores.  No torturarnos por los accidentes originados en la fragilidad de nuestra materialidad siempre propensa a la caída, sino asumirlos para aprender de ellos.  Superarlos con humildad con el interés de ser mejores en el empeño de ser distintos.  Con el ánimo de no estancarnos para sufrirlos en la desesperanza.  Sabiendo que el recorrido puede ser largo y la meta consiste en ser felices.

Aprender a amar a los que son parte de la vida.  Perdonarlos.  Al sentirlos como parte de nuestra constelación existencial, condición “si ne qua non” de la dicha y plenitud, operar en clave comprensiva.  Entender la condición humana, la fragilidad y el divorcio entre la voluntad querida y la queriente para situar al prójimo en la esfera del “ama y haz lo que quieras”.

Ubicarnos en la perspectiva de la esperanza.  Reconsiderar la convicción de que no estamos solos y de que no naufragaremos en la tormenta.  Sentirnos desde ya salvos en un horizonte en el que es obligado el optimismo, sin autoengaños ni fingimientos.  Persuadidos en que al final todo saldrá bien porque su dios, el mío o el nuestro (o quizá simplemente el buen destino), será nuestro aliado.

Deseo para usted un venturoso año 2020.  Que reciba las bendiciones que se merece por tan solo ser hijo de Dios, por sus buenos actos, por lo que vale en tanto ser humano.  Extiendo mi bendición a su familia, amigos y conocidos con el convencimiento de que la suerte será mejor a partir de hoy.  Ojalá podamos coincidir más a menudo para darnos ánimo o solo para saber que compartimos la vida.  Un abrazo y hasta la próxima.

Ejecuciones extrajudiciales

Resultado de imagen para ejecuciones extrajudiciales

Las ejecuciones extrajudiciales son parte de un pasado reciente que muchos tienen la tentación de repetir y otros anhelan en su corazón.  El caso más reciente es el episodio que viven los colombianos en busca de la exhumación de alrededor de 200.000 cuerpos sin identificar.

Los informes de prensa indican que la Jurisdicción Especial para la Paz en Colombia, el tribunal nacido de los acuerdos entre el Estado y las FARC para investigar los crímenes más graves de la guerra, busca los cuerpos de al menos 50 personas víctimas de ejecuciones extrajudiciales perpetradas por militares entre 2005 y 2007.  Todo ello sucedido, la mayoría de los casos, en el gobierno de Álvaro Uribe. 

Claudia García, directora del instituto forense, confirmó la gravedad diciendo lo siguiente: “Nosotros en los últimos años hemos hecho una prospección en todos los cementerios legales, digámoslo de alguna manera, y en las inhumaciones que no son legales en estas fosas clandestinas, y creemos que el reto al que nos estamos enfrentando es de más o menos de 200.000 cuerpos, en donde tenemos que buscar los desaparecidos del país”.

El denominador común cuando los estados aplican políticas de ejecuciones extrajudiciales es el desprecio a la vida, el irrespeto a la libertad y la intolerancia y abuso de poder.  Habitualmente los ejecutores obedecen a autoridades sin escrúpulos siguiendo un patrón de violencia en el que no se tiene piedad con las víctimas.  Es el resultado de un encuentro feliz entre enfermos mentales (los operadores enrolados en las filas del ejército) y talibanes políticos acostumbrados al libertinaje.

Más allá del hecho, el germen de los asesinatos puede encontrarse en la descomposición social que genera anarquía, desesperación y pérdida de rumbo.  Frente a ello, surgen los chacales alentados por el pragmatismo político de líderes con inclinación violenta que no tienen rubor de arrogarse la función de justicieros.  Así, creyéndose profetas, elegidos por su divinidad para el establecimiento de la paz social, luchan a brazo partido eliminando con lujo de fuerza a sus adversarios.

Infortunadamente ese tipo de situaciones no ha sido casual en América Latina.  A lo largo y ancho de estos países, el exterminio ha sido moneda corriente operado por líderes de casi todo el espectro político.  Tentación particular la experimentan los más conservadores, como en el caso de Uribe en Colombia o nuestros propios ejecutores extrajudiciales (que no mencionaremos, pero que conocemos por la prensa).

Poner tras las rejas a los autores intelectuales de esos procedimientos inhumanos y a sus ejecutores es un paso necesario y de justicia.  Pero debemos ir más allá de ello, superando las causas y proponiendo la crítica que permita comprometer las condiciones lógicas que nos llevan a soluciones fáciles e inmorales.  No hacerlo nos pondrá siempre al borde de la barbarie y al resurgimiento de los patrones violentos que dan origen a los cementerios clandestinos.

El tiempo pasado con gatos nunca es tiempo perdido

Resultado de imagen para la leyenda de buda y el gato

Sentado en mi escritorio veo mi plantita, lleva más de cuatro meses conmigo, entristeciéndose, avejentándose y quizá empezando a cumplirse en ella eso que llaman ley de la entropía.  Está en decadencia aún y cuando la he cuidado y le tengo un afecto especial.  No le hablo, pero sí eventualmente la acaricio y la contemplo valorando su hermosura y su porte.  Francamente me saca de mi indiferencia.

Esta semana, en un evento en el que me invitaron en Cobán, me referí a la dimensión social de los seres humanos.  Insistí en que la naturaleza es un ámbito particular de nuestra sociabilidad: es el otro olvidado.  Y que el maestro dentro de la tradición de la iglesia católica en recordárnoslo es san Francisco de Asís.  Leímos el cántico de las criaturas.

Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.

Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.

            Bien es cierto que Buda, siglos antes de nuestra era, ya era un ecologista consumado que amaba a los animales, especialmente a los gatos.  La leyenda narra, por ejemplo, que, en una ocasión, un gato se quedó dormido sobre la túnica de Buda; éste, para no molestarle, cortó el pedazo de tela alrededor del felino y se alejó sin despertarle.  A partir de esa experiencia, la tradición zen ha mostrado una sensibilidad singular hacia la naturaleza.

            Llama la atención que más allá del espacio religioso, los escritores también han sido sensibles en su relación con el reino animal.  En la última edición del Suplemento Cultural de La Hora se dice, por ejemplo, que “Paul Bowles y su esposa, Jane, tenían un zoo en casa: un gato, un pato, un armadillo, dos coatíes, un ocelote y un loro”.  El mismo interés por los animales lo tenían William Burroughs, Virginia Woolf y Julio Cortázar, entre tantos otros.

            Los músicos también han sabido expresar su amor hacia las mascotas.  Se dice, para el caso, que Ozzy Osbourne y Paul McCartney han sido grandes amantes de los perros.   Y otros como Iggy Pop (que cuenta con una cacatúa llamada “Biggy Pop”), David Bowie, Eric Clapton y Kurt Cobain han sido grandes enamorados de diferentes animales de compañía.

            Parece obvio que no se necesita ni ser franciscano para amar a la naturaleza ni practicar el zen para buscar inspiración en los gatos.   Basta que salgamos de nuestro estado egocéntrico en el que nos sentimos amos de la creación para disfrutar de las maravillas de una planta, un perro, un ocelote y hasta una cacatúa.  Como diría Freud, “el tiempo pasado con gatos nunca es tiempo perdido”.  Lo dijo el psicoanalista, hagámosle caso.

El Pinocho

Cuando el diputado Álvaro Arzú Escobar, presidente del Congreso, decidió otorgar el Pinocho como “distintivo” por “desinformar a la población”, a Guatevisión porque “originalmente se lo íbamos a dar a La Hora, pero desafortunadamente dejó de existir…”, se puso a la altura de su padre, de infeliz memoria para el gremio periodístico agredido por otro más de la triste estirpe.

La verdad es que el antipático muchacho no necesitaba mucho para imitar a su progenitor.  Son semejantes en al menos tres cosas.  En primer lugar, en la prepotencia que ostenta. Esa arrogancia que quizá lleve en su ADN y lo haga aparecer como si se tratara de un ser singular y de altos niveles en cualquier esfera que se imagina.  Luego, en esa cualidad infinita de caer mal.  El pobre jovenzuelo con solo hablar ya causa irritación.  Y, finalmente, en ese resentimiento asumido en su personalidad contra las desavenencias de la vida.

Esto último es interesante porque expresa la típica conducta del niño malcriado que en su infancia lo tuvo todo y que no soporta ninguna crítica.  En esto es copia fiel de su padre que odió a la prensa, a sus enemigos políticos, a la CICIG y… a casi cualquiera que le hiciera sombra.  Estos señores, por ello, aman a quienes son complacientes y aduladores (aunque sepan que es mentira), pero jamás a quienes adversen sus pequeñuelos proyectos.

Porque, además, digámoslo, su egolatría los lleva a magnificar sus iniciativas, considerándolas sin igual.  Reinando como faraones en sus diminutos puestos, ya sea de presidente de la República o alcalde de Guatemala, en el caso de su difunto padre, o como presidente del infame Congreso (si nos referimos al cachorro desagradable).  Ambos, sin lugar a duda, están unidos por alguna extraña enfermedad de personalidad.

Volviendo a lo primero.  Hablar de manera despectiva del Diario La Hora, viniendo de donde viene, es más bien honroso.  ¿Se puede esperar otra cosa de esa desacreditada cueva de corrupción que es el Congreso?  Me temo que no.  Lo triste, diría, es lo contrario, recibir elogios y ser premiados por una clase política que se sabe vive de las triquiñuelas del mercado de lo venal. 

Quiero decir, que, si los delincuentes que conforman el pacto de corruptos se han sentido indignados con la prensa guatemalteca que ha evidenciado sus despropósitos personales, su cólera es un elogio.  La ira de quienes encarnan eso que llaman el eje del mal, constituye el reconocimiento del buen trabajo que realizan los periodistas sacando a luz la corruptela nacional.  En consecuencia, bienvenida la crítica de personajes como Arzú Escobar, su manera particular de elogiarnos es un estímulo para seguir escarbando la lacra que dejan con su accionar cotidiano.  No pararemos.

Reduccionismos

Resultado de imagen para reduccionismos

 Uno de los hábitos más recurrentes cuando se intenta analizar la realidad en sus distintas esferas, personales, sociales, religiosas o políticas, por ejemplo, es el de la simplificación lógica.  Habitualmente nuestros juicios son expresiones de prejuicios o convenciones que no hacen justicia a los hechos que se quieren comprender. 

Quizá no lo hacemos por mala voluntad, pero esa audacia con la que nos enfrentamos al mundo, hace a veces que incurramos en la desproporción y que, sin quererlo, nos transformemos en sujetos inmorales a causa de una conducta originada por una visión reductivista.   Tratemos de ilustrarlo para entendernos.   

En el plano ideológico, por ejemplo, muchas veces se da por descontado que las manifestaciones populares son causadas más por manipulación de las masas que por necesidades reales de sus protagonistas.  Al simplificar es más fácil atribuir la furia de los manifestantes a la influencia de la izquierda, la presencia cubana o los intereses de los perversos socialistas que a la pobreza generada por un sistema que excluye a la población vulnerable. 

Ciertamente la realidad es mucho más compleja que afirmar las expresiones de indignación a grupos a los que se califica como delincuentes u organizaciones al margen de la ley.  Aún y cuando esas simplificaciones sean reforzadas a través de citas de filósofos como Ortega y Gasset para quien “las masas” son poco menos que ignorantes descerebrados, presa de los más listos que manejan el cotarro. 

Claro, algo de esto puede haber.  No hay duda de que el descontento popular puede ser capitalizado por grupos de izquierda, que Maduro apoye y Ortega esté tras las insurrecciones.  Pero Cuba y los comunistas no son el factor determinante de lo que sucede en el malestar que cunde en Latinoamérica.   Hay que admitir, por simple honestidad y hasta humildad, el hartazgo de la población por el saqueo de la clase política en contubernio con las oligarquías del erario de los países afectados. 

Cegarse a ello, supera la ingenuidad explicativa de los ideólogos políticos.  Supone también el deseo desesperado de la clase dominante por conservar los privilegios disfrutados en el tiempo a los que no se quiere renunciar.  Quiero decir que la miopía además puede explicarse por razones económicas y no solo por limitaciones de análisis conceptual. 

En esto nos daría la razón el mismo santo de los caballeros seguidores de Ortega y Gasset en su postura raciovitalista.  Esto es, que la razón está comprometida con la vida, que no es independiente de ella y que, consecuentemente, es clave para la comprensión en la forma en que aparece.  Por ello, aunque sean razonables los argumentos de los economistas que defienden el statu quo, su análisis es reductivista, sesgado y perverso.  Esto último, por la mala intención que en su ejercicio opera en contra de una sociedad más justa e inclusiva.