El tiempo pasado con gatos nunca es tiempo perdido

Sentado en mi escritorio veo mi plantita, lleva más de cuatro meses conmigo, entristeciéndose, avejentándose y quizá empezando a cumplirse en ella eso que llaman ley de la entropía.  Está en decadencia aún y cuando la he cuidado y le tengo un afecto especial.  No le hablo, pero sí eventualmente la acaricio y la contemplo … Sigue leyendo El tiempo pasado con gatos nunca es tiempo perdido