Acojonados

Mantener la calma es un valor cuyo mercado es creciente en nuestros días.  La industria se aprovecha tanto del nerviosismo congénito de la naturaleza humana como del fatalismo acendrado de los espíritus.  Por ello, lo importante es ofrecernos tranquilidad, la promesa de garantizarnos el equilibrio que nos permita vivir. De esa cuenta, los espejitos deSigue leyendo «Acojonados»