Corrijamos el rumbo

Las canalladas de Giammattei son de vieja data y no comprendo porqué algunos se escandalizan.  Ya era un esperpento desde que se vinculó como empleado de gobierno en las administraciones pasadas.  Es tan desvergonzado que casi nunca ha escondido sus malas maneras ni su ambición por el poder y el dinero.  Si hay responsables enSigue leyendo «Corrijamos el rumbo»