La forja de un rebelde

Máquina De Escribir, Alfabeto, Carta

“Yo diría que un escritor está comprometido cuando se esfuerza por embarcar a la conciencia más lúcida y completa, es decir, cuando, tanto para él como para los demás, hace pasar el compromiso de la espontaneidad inmediata a lo reflexionado”

Sartre

Escribir, se dice, es un acto de rebeldía.  ¿Qué tanto?  Solo si se extiende el concepto.  Concebirlo, por ejemplo, como búsqueda que anima el cambio.  Según esto, escribir tanto si se practica la ficción, la poesía o el autoexamen, se encaminaría al intento por trastocar la realidad dada.  Subyacería la insatisfacción por lo plano en un esfuerzo por trascenderlo.  Así, sin violencia, creativamente, se apostaría por el devenir.

El artista, desde aquí, sería el más evolucionado de los hombres.  Lo es por la mediación de su opción o, mejor, por el uso de instrumentos que apela al discurso refinado, pero no inane.  En su interior se afianza la convicción de que la realidad puede ser trasgredida desde lo bello.  Sin que su decisión no comporte la voluntad de manipulación.

Además, el rebelde transformado en esteta, es consciente de su propia condición.  Incapacitado para generar dolor, es, sin embargo, un quirurgo que opera con precisión.  Prescinde de la compasión si su proceder trae los resultados esperados.  De este modo, el creador semeja lo insensible arrebatado por el encono con que asume su oficio.

Exceptuando ciertos obreros del conocimiento, ensayistas, críticos y libelistas, los escritores suelen ser invisibles.  Son seres aparentemente sustituibles, inútiles y perfectamente prescindibles.  Quizá una especie de adorno solo reconocidos en sociedades de espíritu evolucionado.  Un tupé coqueto que lucen ciertos grupos humanos que no es solo accesorio, sino elemento consustancial de su naturaleza.

Y aunque a veces sean molestos por ese sentimiento cultivado de insatisfacción y reclamo, son apreciados porque encarnan el misterio.  En general se intuye que los artistas pertenecen, más allá de las apariencias, a una élite que los ubica frecuentemente por los distraídos en la categoría de los raros.  Y esa es la paradoja que les toca vivir.

Apreciados y excluidos, ninguneados y despreciados, quienes se dedican a la escritura viven la ambivalencia del trato.  Es un drama asumido que no los distrae de su oficio, pero que no le es indiferente.  Lo acepta por el precio a su singularidad.  Claro está que se reconoce a sí mismo distinto, sin que reclame lo particular.

El estado que habita, siempre poblado de fantasmas, lo muestra ausente y descomprometido.  Sin más poder que la pluma, su presencia es inofensiva.  Translúcido, su fachada camaleónica confunde.  Solo en la palabra ocurre el milagro, cuando ordena el universo usando el verbo, resignificando la realidad con la imaginación.  En ese trance, cuando encaja su insatisfacción, reinventa el mundo y se vuelve peligroso.

Publicado por Eduardo Blandón

Profesor de Filosofía, amante de la literatura, fanático de la tecnología y enamorado del periodismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: