Un diálogo imposible

Cuando algunas almas cándidas que comparten la ideología de mercado escriben que el futuro de Guatemala pasa por detener la polarización, no me parece que lo hagan de manera torcida.  En contadas excepciones creo incluso legítima la preocupación, aunque en el fondo prive, además de un elemental análisis, el irenismo pavoroso de espíritus poco sofisticados.

Nuestros filósofos son pacifistas a ultranza porque llaman al diálogo en condiciones de absoluta desigualdad.  Piden sentarse a la mesa con reglas de juego amañadas.  Sin olvidar el fingimiento de la negociación, fallida de principio a fin por una razón primordial: la falta de reconocimiento hacia los interlocutores que consideran privados de valía y razón a consecuencia de un sentido de superioridad enfermizo de los disimuladores.

La falta de sensibilidad encarnada por los quejumbrosos de la polarización olvida el dolor de los ofendidos a causa de sus tropelías y expolios.  Y así, descaradamente, piden diálogo y expresiones virtuosas que ellos ni siquiera se plantean en sus propias vidas, acostumbrados a la mentira, el desfalco, la humillación y el desprecio hacia las clases que consideran parasitarias.

El cinismo alcanza niveles de antología cuando ensucian su boca al hablar de moral o ética.  Ellos, quienes “sotto voce”, al burlarse de las costumbres de sus trabajadores, llenos de prejuicios, los descalifican, negándoles la dignidad que solo reconocen en sus pares, según criterios extra racionales. 

En esas condiciones, los mendaces, los adoradores de Pluto, se sienten comedidos y virtuosos al llamar a la no violencia.  Los falsos predicadores son los amos de la promoción de valores (siempre que sean practicados por los otros): la tolerancia, la honradez, la comprensión, el equilibrio, el trabajo denodado, la indulgencia, el perdón, la misericordia.  Todas virtudes que no solo no practican, sino que las proponen para beneficio de sus fábricas o fincas.

Sí, estamos divididos, ya lo sabemos.  Pero la culpa no es ni de los que mueren de hambre ni de los pobres.  Los responsables de la discordia son quienes han gozado de la explotación de la tierra por décadas y de los que, estando en situación de ventaja, por diversas causas, han sido indiferentes con los excluidos y han establecido un orden que solo a ellos beneficia. 

Así, un diálogo es improbable.  No hay puntos de confluencia.  Su Guatemala no es la nuestra.  Aunque… quizá podamos aspirar a lo imposible, a condición del inicio de signos de renovación intelectual (por parte de los viven del sistema) que demuestre la inclusión en sus imaginarios, prácticas que evidencien el amor por la justicia, ejercicios de rectitud en la asignación de salarios y hasta la conversión del discurso conservador que los presente (vaya utopía) auténticos y dignos de ser respetados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s