Inagotables

Los corruptos son un problema no solo por la criminalidad que practican y los efectos derivados de sus acciones, ya de por sí injustificables, sino por su apetito insatisfecho.  Me refiero a que si fueran actos aislados, puntuales, manchas esparcidas en un lienzo discretamente sucio, sería irrelevante, sin embargo el vicio de nuestros políticos esSigue leyendo «Inagotables»